Primeros pasos para emprender

El origen de un proyecto emprendedor

El emprendedor ni nace ni se hace. Las empresas tienen los orígenes más diversos: ideas largamente maduradas, oportunidades de negocio que aparecen en un momento preciso, proyectos desarrollados durante un periodo de formación… Hay tantos orígenes de proyectos de empresa como empresas.

El pre-emprendimiento comprende el conjunto de reflexiones, estudios, valoraciones, etcétera que realiza una persona emprendedora ante de decidir si pone en marcha su idea de negocio.

¿Tienes una idea emprendedora?

Todo plan nace de una idea original, y los apuntes esforzados igualmente. Es aparente que dicha idea atrevida sea producto de una larga reflexión.

Cabe la decisión de que tu proyecto de empresa nazca a partir de la práctica y los conocimientos adquiridos. Puede ser la adaptación o mejora de un producto o negocio ya existente. En cualquier acontecimiento, las ideas por sí solas no tienen mérito si no se ponen en práctica.

Para saber si la percepción emprendedora es una vez de provecho, hay que aprender el mercado, testarla y tener en cuenta otras variables como la capacidad emprendedora, la ingenuidad o no de una demanda suficiente para el producto o servicio que vamos a ofrecer y la expectativa de disponer de medios.

Modelo de negocio

¿Buscas formas innovadoras de hacer negocios para dejar atras los modelos anticuados? Hoy en dia nacen con frecuencia innovadores modelos de negocio totalmente nuevos que sustituyen a otros que se van desmoronando.

Las empresas emergentes (startups) desafían a la vieja guardia, que se esfuerza febrilmente por reinventarse.

¿Cómo te imaginas el modelo de negocio de tu empresa dentro de dos, cinco o diez años?

¿Te encontraras entre los principales jugadores?

¿Podrás hacer frente a los competidores que tengan entre sus manos retadores proyectos?

¿Qué es un Plan de empresa?

El Plan de empresa es un documento escrito que ayuda al emprendedor a planificar y tomar decisiones antes o durante la puesta en marcha de su actividad. El Plan es, en realidad, el resultado de un proceso de análisis profundo de la actividad que se va a desarrollar, de la competencia, la localización, la política de precios, etc, valorando una serie de previsiones a medio y largo plazo.

El análisis de estos datos y su plasmación por escrito es una herramienta para decidir si tu proyecto es suficientemente sólido para crear la empresa, o si bien es necesario reconducir algún aspecto comercial, productivo, organizativo o financiero. Permite analizar la futura situación de la empresa ante el mercado real y sus competidores, ayuda a determinar el modelo de dirección y organización adecuado para conseguir los objetivos finales. El plan de empresa es una herramienta viva, en constante actualización. Para el emprendedor supone una mejor comprensión de su propio negocio, así como de las distintas alternativas que se plantean; además, un plan de empresa es una excelente carta de presentación y una manera de abrir las puertas a la financiación.

¿Qué debe contener un Plan de empresa?

Habitualmente, un plan de empresa contiene los siguientes apartados:

  • Resumen ejecutivo
  • Identificación del proyecto y promotores
  • Descripción de los productos/servicios
  • Análisis del mercado
  • Plan de marketing
  • Análisis de la producción y medios técnicos
  • Plan de Recursos Humanos
  • Plan Económico Financiero
  • Planificación de la puesta en marcha y trámites de constitución

No existe un modelo común para su redacción. Existen en Internet multitud de plantillas que pueden guiarte en el desarrollo de tu plan de negocio.

Constitución y puesta en marcha

Cuando ya se cuenta con una idea de empresa es el momento de elegir cómo se va a poner en desarrollo. No todos los proyectos de empresa son iguales y por ello no todas las empresas son iguales. A la hora de crear una empresa, hay que elegir la forma jurídica que mejor se ajuste a las necesidades del proyecto.

La forma jurídica consiste en un conjunto de características que permiten identificar la organización, funcionamiento y gestión de una empresa. Estas características son, entre otras:

  • El número de personas que participan en el proyecto
  • Cuantía del capital con el que se va a iniciar el proyecto
  • Requisitos de constitución de la empresa y trámites necesarios para su puesta en marcha.
  • Obligaciones fiscales y laborales de la empresa.
  • Régimen de Seguridad Social.
  • Responsabilidad de los socios y la empresa frente a terceros.
  • Necesidades económicas del proyecto.

Si bien no existe, salvo en determinados casos, obligación de optar por una u otra forma jurídica, es importante elegir la forma jurídica que mejor se adapte a nuestro proyecto y a las personas que lo van a llevar a cabo.

Trámites de puesta en marcha

Elegida la forma jurídica más apropida para el proyecto de negocio que queremos desarrollar, se deben dar una serie de pasos para que la empresa que estamos creando esté correctamente constituida. Los trámites son bastante similares para todas las formas jurídicas, pero todas cuentan con peculiaridades.

¿Qué es la financiación?

Financiar es el acto de dotar de dinero y de crédito a una empresa, organización o individuo, es decir, conseguir recursos y medios de pago para destinarlos a la adquisición de bienes y servicios, necesarios para el desarrollo de las correspondientes actividades económicas

Poner en marcha un proyecto de negocio, por lo tanto, requiere no sólo de una buena idea o un buen proyecto, sino también de capital con el que responder a las necesidades de la empresa, que durante el periodo de nacimiento son muchas e importantes.

¿Donde puedo conseguir financiación?

Es una expresión habitual referirse a las fuentes tradicionales de financiación de una empresa como las `4 efes’, por las iniciales de dichas fuentes en inglés:

  • Fundadores (founders): Recursos con los que cuenta el emprendedor
  • Familia (family): recursos que aportar la familia
  • Amigos (friends): recursos aportados por el círculo de amistades
  • Locos (fools): recursos proporcionados por terceros. Nos vamos a detener en esta.

La financiación por parte de terceros distintos al emprendedor y al círculo que lo rodea es posible ya que existe un amplio abanico de posibilidades. Elegir una u otra supone un una importante reflexión en la que tener en cuenta aspectos como la naturaleza del proyectos a financiar, el tamaño de la empresa o las características de la actividad a desarrollar.

Existe una amplia diversidad de fuentes de financiación, contando cada una con criterios y requisitos distintos. 

Cada emprendedor debe valorar cuál es la que mejor se ajusta a su proyecto, a sus necesidades y perspectivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable KARITEKU Company.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.profesionalhosting.com/contratos/privacidad.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://kariteku.com/aviso-legal/.