Casares, Málaga

Este pueblo está situado al límite con la provincia de Cádiz. Siendo el prototipo de pueblo blanco Andaluz con sus calles estrechas y empinadas, casas encaladas y rodeado de montañas.

Además, como dato relevante tras informarme un poco más antes de escribir este post es el lugar de nacimiento de Blas Infante para aquellos que no o conozcan el considerado “Padre de la Patria Andaluza”

Aquí os he adjuntado de la ruta que iba a seguir, pero la que finalmente seguí.

Como os comenté en el post anterior me gusta ir por las carreteras comarcales sin pisar autopistas o autovías para disfrutar de los trayectos y conocer otros pueblos que pueda encontrarme por el camino.

Pero este sábado amaneció un día muy triste, estaba muy nublado y se avecinaban numerosas tormentas, estábamos en toda Málaga en alerta.

Y efectivamente, nos llovió muchísimo mientras conducía, entonces decidí coger la ruta más corta que como podéis ver era de unas dos horas.

Para aquellos que os hagáis la pregunta todas las rutas que suba saldrán desde Cártama que actualmente el municipio donde vivo y así me es más fácil comentaros mi visita.

Tras desviarnos antes de llegar a Estepona entramos en unas carreteras de montaña y llegamos a Casares, este hermoso pueblo donde creo que lo que más lo caracteriza no es solo su color blanco sino la iglesia y el castillo que lo vigilan desde la cima de la montaña.

Tras dar un pequeño paseo por su calles, llegamos a esta plaza presidida por una fuente de cuatro caños, además de una guirnalda de luces porque habían sido recientemente sus ferias.

Y ya era hora de almorzar, antes de salir siempre planifico el lugar donde comeremos al llegar para no dejarlo en manos del azar, entonces contracto diversas opiniones de restaurantes y me decanto por el que mejor me parezca calidad precio y que proporcione variedad de comida y sea más original en sus platos.

En esta ocasión, no tuve la fortuna de atinar cuando llegamos estaba cerrado. Así que tuvimos que improvisar y en esta pequeña plaza había un par de bares donde vimos que estaban sirviendo tapas.

Y como justamente había comenzado a llover, nos metimos en su terraza, y pedimos un par de platos de su carta. La verdad que calidad precio, dejaron mucho que desear, no voy a juzgarlo más de lo que las imágenes pueden hablar por si solas.


Pedimos unos huevos de la abuela, carrillada de cerdo y también nos pusieron de entrante un paté picante con miel de caña.

Tras almorzar había parado de llover y seguimos dando una vuelta por sus calles, llegamos hasta su iglesia y vimos una gran plaza desde la cual se veía todo el pueblo.

Os dejo alguna foto de sus calles y mis singulares saltos.

La verdad que es un pueblo muy bonito y que se puede visitar en poco tiempo por si en el mismo día queréis hacer una ruta de varios pueblecitos. La verdad que lo recomiendo y espero escribiros pronto sobre mi siguiente escapada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable KARITEKU Company.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios https://www.profesionalhosting.com/contratos/privacidad.html.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en http://kariteku.com/aviso-legal/.